La técnica ICSI o microinyección espermática es la que conlleva mayor complejidad y precisión. En este caso la experiencia del biólogo es fundamental para el óptimo resultado.  La técnica conocida como ICSI consiste en introducir un espermatozoide ‘vivo’ dentro del citoplasma de un único ovocito. Todos los ovocitos que se extraen de la punción folicular son tratados con el mismo proceso de ICSI.

En casos en los que el hombre presenta un factor severo y previa valoración del ginecólogo y el biólogo se utiliza la técnica ICSI.  Es una de las técnicas que presenta más alta tasa de fecundación aunque nunca se puede garantizar al cien por cien.

En algunas ocasiones, por razones médicas es necesario recurrir al uso de semen de donante. El ginecólogo que asiste a la pareja explicará la situación a los pacientes antes de comenzar con este tipo de tratamiento. La selección de los donantes de semen es competencia de los Bancos de Semen, donde se determina el donante que mejor se ajusta a las características físicas (raza, color de ojos, piel, cabello y grupo sanguíneo) de la mujer y de su pareja.

Los bancos de semen garantizan que los donantes son personas sanas y no van a transmitir ningún tipo de enfermedad a la descendencia. Este examen incluye, además del estudio de semen (seminograma), un estudio genético (cariotipo) y otro de las enfermedades infecciosas más importantes (hepatitis, sífilis, SIDA…). Tanto la procedencia como el destinatario de las muestras seminales se mantienen en estricto anonimato.

PRIMERA CONSULTA GRATIS

Nombre (requerido)

Apellidos (requerido)

Teléfono (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Mensaje

Acepto la totalidad de condiciones del Aviso Legal

Leave a Comment