embarazo

El embarazo y el cáncer

El cáncer es una de las enfermedades que más afectan a la fertilidad de los pacientes. Muchos de los enfermos oncológicos cuando reciben la notician se plantean si alguna vez podrán ser padres. La fertilidad puede sufrir alteraciones cuando hablamos de cáncer, tanto durante el tratamiento oncológico (cuando un embarazo no deseado puede constituir un grave problema), como después, si el tratamiento causa infertilidad.

El problema puede resultar devastador cuando se desea tener hijos.  Es importante saber que se debe evitar el embarazo durante la quimioterapia o la radioterapia y durante al menos seis meses después. Y es importante conocer que durante el tratamiento es posible quedarse embarazada aunque el tratamiento del cáncer puede reducir el recuento de espermatozoides de los varones o hacer que desaparezca la menstruación de las mujeres, pese a todo ES POSIBLE EL EMBARAZO aunque nunca aconsejado por los médicos.

El tratamiento del cáncer puede afectar a la fertilidad de muchas maneras, ya que los medicamentos y tratamientos que actúan para destruir las células cancerosas también afectan a otras células, órganos y hormonas del organismo. Dadas las diferencias entre los pacientes, es difícil saber si el tratamiento contra el cáncer causará infertilidad o no. Por otra parte, los efectos del tratamiento oncológico pueden ser temporales o permanentes. Si se recupera la fertilidad, a veces es pasado un cierto tiempo.

Una de las técnicas que realizamos en la clínica previa al tratamiento oncológico, es la Congelación de embriones. Esta técnica consiste en extraer óvulos de la paciente y fecundarlo en un tubo de ensayo con el semen de la pareja o de un donante. Los embriones resultantes se congelan y almacenan.

Algunas mujeres deciden congelar sus óvulos sin fecundarlos, especialmente si no tienen una relación estable. Más adelante, pueden descongelarse e intentarse la fecundación in vitro.

La conservación de la fertilidad en el varón es mucho más sencilla, económica y eficaz. En la mayoría de los casos es suficiente con obtener una o varias muestras de semen y congelarlas. Estas muestras deben ser anteriores a la quimioterapia o radioterapia pélvica, para evitar que resulten dañadas, y deben guardarse en un banco de semen.

Muchos varones jóvenes diagnosticados de cáncer tienen un semen de baja calidad debido a la enfermedad, a la administración reciente de anestesia o al estrés. Aunque sólo tengan unos pocos espermatozoides vivos en el semen, pueden utilizarse para fecundación in vitro a fin de aumentar las probabilidades de lograr el embarazo. En esta situación, cuando se descongela la muestra, se escogen los espermatozoides más sanos y se inyectan en los óvulos recogidos de la mujer previamente, mediante un microscopio especializado para tal fin.

En definitiva, si te preocupa no poder tener hijos tras un tratamiento oncológico debes pensar que existen muchas alternativas para conseguirlo.

About the Author:administrador

One Comment

  1. A todas las que pasan por la donación de óvulos os entiendo.

    Y es que el tiempo pasa despacito cuando estamos esperando algo importante.
    No desesperes. Las cosas siempre ocurren por algo.
    Vuestro momento llegará. Saludos

Leave a Comment